Volver a la home Caro Raggio
 
     
Detalle del Artúculo
'Miserias de la guerra' de Pío Baroja
La publicación de una novela inédita de Pío Baroja («Miserias de la guerra», en Caro Reggio Editor, Madrid, 2006), es un acontecimiento literario e histórico de primer orden, al tiempo que muy oportuno, ahora que tanto se obstina el Gobierno...
La publicación de una novela inédita de Pío Baroja («Miserias de la guerra», en Caro Reggio Editor, Madrid, 2006), es un acontecimiento literario e histórico de primer orden, al tiempo que muy oportuno, ahora que tanto se obstina el Gobierno por recuperar la «memoria histórica», para que tome nota de las «hazañas» de sus ancestros. La guerra civil de 1936-39, que dio lugar a una copiosa bibliografía, siempre ha sido tratada con maniqueísmo partidario, y si durante el «régimen anterior» los «blancos», por utilizar la terminología barojiana, eran bonísimos, en éste los «rojos» son encarnaciones de la justicia, de la democracia y de los buenos sentimientos ataviados con mono y gorro cuartelero. Más conforme con la realidad debe ser la opinión de Pío Baroja, para quien los revolucionarios eran «iguales que los reaccionarios, pero más brutos» (página 139). Consecuente con su liberalismo y su independencia, Baroja pretendió mantenerse neutral e hizo lo único decente que se podía hacer en julio de 1936: refugiarse en Francia, después de que los carlistas estuvieron a punto de fusilarle y de que el periódico socialista «Claridad» lamentara que no lo hubieran hecho. Baroja vivió en París, escapando de socialistas y fascistas, hasta que la ocupación de la capital francesa por los nacionalsocialistas le aconsejó regresar a España. Opinando que el ser humano no tiene remedio («La multitud es siempre brutal, de las ideas que sea. El hombre es cada vez más miserable»), entre la dictadura socialista y la dictadura militar se resignaba con el mal menor. A sus años, no se andaba con disimulos: «En general, el escritor original siempre tiende al liberalismo; cuando no tiene personalidad es cuando adula a la masa, o al que manda».

Las guerras civiles son el gran tema de la narrativa barojiana; entre otras cosas, porque no se puede escribir sobre el siglo XIX en España sin tener en cuenta aquellos desastres. Como escribió T. S. Eliot en su ensayo sobre Milton: «La guerra civil no ha terminado y dudo que ninguna guerra civil seria finalice nunca». No es precisamente la seriedad lo que mejor caracteriza a los españoles, pero sí la tendencia cainita. De 1808 a 1939, España vivió una prolongada guerra civil intermitente, con intervalos más o menos largos. La amplia serie novelesca «Memorias de un hombre de acción» es un recorrido por la guerra de la Independencia y las carlistas, que también sirven de fondo a «Zalacaín el aventurero» y otras novelas barojianas. Por tanto, habiéndole tocado a don Pío el dudoso privilegio de presenciar una, no desaprovechó su tratamiento literario, aunque teniendo en cuenta que se trataba de una guerra de inferior categoría humana a las decimonónicas y él, por razones de edad, se encontraba ya en el momento crepuscular de su larga trayectoria como novelista. Fruto de esa atención son las novelas «Laura o la soledad sin remedio», «Susana o los cazadores de moscas», «El cantor vagabundo», «Las veladas del chalet gris», el cuento «Los caprichos del destino» de «Los enigmáticos», las recopilaciones de artículos «Ayer y hoy», «Aquí París» y «Los paseos de un solitario». Incluso había proyectado una serie de novelesca, a la manera de sus trilogías, con el título común de «Saturnales», a la que pertenecería «El cantor vagabundo» y de la que formarían parte diversos materiales inéditos titulados «Miserias de la guerra», «Madrid revolucionario», «Madrid en guerra», «A la desbandada», etcétera, que la familia se resistía a publicar, hasta ahora. Como informa Miguel Sánchez Ostiz en el posfacio a esta novela: «"Miserias de la guerra" fue escrita, o cuando menos compuesta, entre 1949 y 1951, pero utilizando materiales anteriores. Lo digo porque, al margen de los borradores armados como tales, hay otros algo anteriores, aunque no fechados e incompletos (a veces, sólo hojas sueltas), agrupados bajo otros títulos, cuyo contenido también pertenece a esta novela. Me refiero a "Hombres extraños" y al titulado "A la desbandada" o "Los saturnianos"».

«Miserias de la guerra» es un texto planteado como novela que enseguida se convierte en alegato escrito por un espléndido novelista. Desde la primera frase, Baroja presenta a un personaje, Carlos Evans, militar y diplomático inglés, que le sirve para establecer un distanciamiento y una visión, en cierta medida, desapasionada de los acontecimientos que se van a relatar. Pero no tarda en abandonar este punto de vista y Evans se desvanece para que tome la palabra el propio Baroja, expresando su opinión amarga, pesimista y escéptica, no sólo sobre la guerra, sino sobre el ejercicio de la política en general. La II República y la guerra civil provocaron en él un pesimismo radical del que es muestra esta novela. Aquella pedantería y aquella brutalidad le desasosiegan e indignan. Tanto socialistas como fascistas son execrables miembros de la misma camada, sin que les importe la mezcla o la incoherencia. «Antes había más homogeneidad en los sistemas políticos. Ahora ya no la hay. Los fascistas tienen ideas comunes con los comunistas, los socialistas se hacen autoritarios». Y en medio de esa mascarada sangrienta, los grandes responsables son los políticos: «fascistas que se muestran soberbios y comunistas y socialistas disfrazados de gubernamentales para poder dar con mayor libertad y más impunidad una puñada al poder». El estraperlo, la patraña de que los curas distribuían caramelos envenenados entre los niños, el triunfo del Frente Popular, el asalto al cuartel de la Montaña, la matanza de la cárcel Modelo, etcétera, son episodios relatados con fuerza. Y, entre tanto horror, el Baroja de siempre: el de los tipos marginales, las tertulias en una librería y hasta una criada que canta «La Paloma» de Iradier.
Medio: La Nueva España - lne.es
Libros asociados:
        Susana
        Laura
        El cantor vagabundo
        Ayer y hoy
        Aquí París
        Miserias de la Guerra
Fecha: 20/07/2006
Catálogo de libros de Los Baroja Novedades Libros Pío Caro Baroja, Julio Caro Baroja y Ricardo Baroja y Nessi
Agonías de nuestro tiempo
Artículos, crítica y ensayo
Cuentos
El mar
El pasado
La juventud perdida
La lucha por la vida
La raza
La selva oscura
La vida fantástica
Las ciudades
Memorias de un hombre de acción
Memorias del novelista
Novelas sueltas
Obras de Julio Caro Baroja
Obras de Ricardo Baroja
Poesías
Teatro
Tierra Vasca
Biblioteca Barojiana
Colección ''Itzea''
 
© Editorial Caro Raggio. Alfonso XII, 52 - Madrid 28014. España - Información legal - Tel. (34) 91 420 32 85 - (34) 91 420 33 75  Fax. (34) 91 420 34 62

sitemap

Volver al listado de artículos